aire

Aceites y aire acondicionado del coche: lo que debes saber (2)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 2,50 de 5)
Cargando...
Comparte en redes sociales:

¿Sabías que hay distintos tipos de aceites para  los compresores de aire acondicionado de los vehículos? Te lo contamos.

Ahora que empezamos a disfrutar del fresquito que nos aporta el aire acondicionado en el interior de nuestro coche, es el momento perfecto para conocer un poco más a fondo este sistema. No hace mucho hablábamos en este mismo blog sobre los componentes del sistema de aire acondicionado del vehículo, cuyo corazón es el compresor, así como del lubricante que emplean.

En esta ocasión, repasaremos los distintos tipos de lubricantes para compresores de aire acondicionado de los vehículos que existen —sí, hay unos cuantos— y por qué es tan importante elegir el más adecuado para cada vehículo.

¿Qué tipos de aceites se comercializan para los sistemas de refrigeración?

Existen distintos tipos de aceites o lubricantes para los compresores de sistemas de refrigeración que se utilizan, tanto en el sector industrial como en el de automoción.

 Actualmente, en el mercado, podemos encontrar hasta cinco tipos diferentes de lubricantes:

– Aceites de origen mineral (MO).

– Aceites tipo alquilbenceno (AB).

– Aceites tipo esteres de poliol o polioéster (POE).

– Aceites tipo polialfaolefina (PAO).

– Aceite tipo polialquilenglicol (PAG).

Dentro de los aceites de origen mineral, los únicos que se utilizan en sistemas de refrigeración son los de tipo nafténico, dado que forman una menor cantidad de ceras a baja temperatura y tienen un comportamiento dieléctrico excelente. Sin embargo, este tipo de lubricantes se utilizan exclusivamente en algunos sistemas de refrigeración de baja temperatura (temperaturas por debajo de cero grados) en el sector industrial o en barcos de pesca para producir productos congelados.

Centrándonos en los lubricantes para los compresores de aire acondicionado para vehículos, se utilizan fundamentalmente lubricantes sintéticos porque ofrecen ventajas importantes en comparación con los minerales. Entre otras, que están totalmente libres de ceras, que poseen menores temperaturas de congelación y mayor estabilidad tanto química como térmica, además de llevarse mejor con los refrigerantes de nueva generación.

¿Por qué hay tantos lubricantes distintos para compresores de aire acondicionado de vehículos?

Para elegir el lubricante adecuado para un compresor de aire acondicionado de un vehículo, es muy importante conocer su compatibilidad con el gas refrigerante que utiliza el sistema de aire acondicionado del vehículo.

Hasta no hace muchos años, se utilizaban lubricante minerales (MO) o tipo alquilbenceno (AB) porque los circuitos de aire acondicionado empleaban a su vez refrigerantes tipo CFC (clorofluorocarbonados) o HCFC (hidroclorofluorocarbonados). Seguro que al leer estas siglas se te ha encendido una lucecita roja en la cabeza. La razón es que llevas años oyendo hablar de ellos porque son perjudiciales para la capa de ozono. Por tanto, se han dejado de fabricar.

Por esta razón, en los últimos años se han introducido en el mercado nuevas familias de gases refrigerantes mucho más respetuosas con la capa de ozono. Se denominan HFC (hidrofluorocarbonados).

 ¿Qué ocurre con estos nuevos gases refrigerantes? Que no son compatibles con los aceites tradicionales de tipo mineral. Por eso hacen falta nuevos tipos de lubricantes sintéticos, de tipo POE o PAG. Así logramos una compatibilidad adecuada y aseguramos el correcto retorno del aceite al compresor.

RefrigerantePolioléster (POE)Polialquilenglicol (PAG)
CFC-11LX
CFC-12LX
R-502LX
HCFC-22 LX
HFO-1234yfOKOK
HFC-134aOKL
HFC-404AOKL
HFC-407COKL
HFC-410AOKL
HFC-507AOKL
HC-600aOKL
HC-290OKL
R-717 (NH3)XL
R-744 (CO2)OKOK
OK: Buen Rendimiento     X: No Aconsejable     L: Con Limitaciones

¿Por qué debemos utilizar el lubricante adecuado en los sistemas de aire acondicionado?

Según un estudio realizado por uno de los principales fabricantes de compresores de aire acondicionado para automoción, el 99,9% de los problemas del compresor no están relacionados con un fallo de este componente, sino con su mantenimiento incorrecto.

Además, este estudio determinó que la segunda causa más frecuente de averías en los sistemas de aire acondicionado de los vehículos es una lubricación insuficiente, causada por el uso de un lubricante incorrecto o por mezclar aceites diferentes. Así que fíjate si será importante elegir el aceite adecuado para el compresor del aire acondicionado de tu coche.

En realidad, utilizar lubricantes distintos implica, en primer lugar, que no se mezclen entre ellos. Al ir cada uno por su lado, la lubricación es deficiente, las juntas se dañan y el compresor se desgasta en mayor medida. Además, la mezcla de distintos tipos de aceites puede provocar que se formen parafinas, un auténtico dolor de cabeza que causa bloqueos en la circulación del refrigerante y el aceite. Como resultado, el compresor se puede gripar y provocar una avería importante del sistema de climatización.

Ya sabemos que utilizar el lubricante adecuado es muy importante para mantener correctamente el sistema de aire acondicionado. ¿Cómo hacerlo? En un próximo contenido te ofreceremos algunas claves para elegir el mejor aceite para tu vehículo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 2,50 de 5)
Cargando...
Comparte en redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies