horquillas

Horquillas y sus aceites: así son y así cuidan de tu moto

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (14 votos, promedio: 2,64 de 5)
Cargando...
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

Estos aceites hidráulicos para horquillas necesitan aditivos para responder a distintas exigencias. Te lo contamos. 

Si tienes una moto, seguro que disfrutas de tenerla como un pincel. Cuidar de ella forma parte de la cultura de las dos ruedas. Uno de los elementos más importantes del mantenimiento de una moto es la horquilla, ya que influye mucho en su comportamiento. Un mantenimiento que debe incluir el cambio de aceite de la horquilla.  

¿Qué es la horquilla de una moto? 

Vamos a recordar brevemente en qué consiste la horquilla de una moto. En realidad, se trata del tipo de suspensión delantera más extendido en todo tipo de motocicletas.  

La función de la horquilla consiste en conectar la rueda delantera con el manillar y el chasis de la moto. Por norma general, lleva incorporados la suspensión y el freno delantero. También permite que el eje vertical de la rueda delantera gire para cambiar la dirección de la moto en las curvas. 

Se trata de un sistema hidráulico que requiere cambios de aceite periódicos, en función del uso que hagas de tu máquina y de tu tipo de conducción. Si quieres conservar tu moto durante más tiempo y conducir con seguridad, no puedes descuidar este aceite. 

¿Cómo es la horquilla de una moto? 

Seguimos recordando: las horquillas de una motocicleta constan básicamente de dos componentes, que son los resortes y la horquilla.  

Los primeros se encargan de proporcionar compresión y rebote cada vez que la moto pasa por encima de un bache. En el caso de la horquilla, el aceite se encarga de facilitar suavidad al conducir.  

¿Y qué pinta el aceite de la horquilla en todo esto? Pues que para lograr esa suavidad en la conducción y que no notes cada pequeña irregularidad de la carretera, la horquilla cuenta con la ayuda del aceite para amortiguar de manera eficiente. Así también evita que la propia horquilla sufra con los golpes o desniveles de la carretera. Además, se encarga de lubricar todos los componentes que funcionan cuando está en circulación. Esa es la razón por la que la labor del aceite de horquillas es tan importante. 

¿Cómo es el aceite de horquillas? 

El aceite de horquillas es un aceite hidráulico. Esto significa que tiene que soportar la presión y movimiento que se produce dentro de la horquilla. Por esta razón, uno de los aditivos más importantes que lleva este tipo de aceites son los aditivos antiespumantes

Estos aditivos evitan la aparición de espuma (aire), que provocaría más dureza en la horquilla además de problemas de cavitación que oxidarían el interior de la horquilla. 

Así, las características que debe tener un buen aceite de horquillas son una excelente resistencia a la presión, proteger adecuadamente los componentes frente a la oxidación y disminuir la posibilidad de filtraciones en función de su viscosidad. 

¿Cómo elegir un aceite de horquillas adecuado? 

Además de saber cuándo cambiar el aceite o qué cantidad de este producto lleva una horquilla de moto, también es muy importante que sepas distinguir cuál es el producto más adecuado para tu máquina. Para ello, debes tener en cuenta tres factores básicos: las recomendaciones del fabricante, el tipo de moto que tengas y la viscosidad del lubricante. 

– Recomendación del fabricante: este siempre es el primer consejo que te damos al elegir lubricante. El fabricante de tu moto es quien mejor la conoce, por eso siempre debes tener presentes sus recomendaciones. 

– Tipo de moto: en función del tipo de moto que tengas y de su rendimiento, requerirá un tipo de aceite u otro. Por ejemplo, si practicas enduro con tu moto, te hará falta un producto especial para ello. Si es un scooter que utilizar para circular por ciudad, lo más probable es que necesites un aceite con menos exigencias. En cualquier caso, siempre debes tener en cuenta tanto el uso que harás de ella como los propios requerimientos de la máquina. 

– Viscosidad: la base de la horquilla es un muelle que, cuando se comprime, necesita un elemento que lo frene. Por eso se hace pasar aceite por unos orificios o pasos para controlar la expansión del muelle. En este punto, la viscosidad del aceite es un factor fundamental, ya que se encarga de frenar dicha extensión. 

Así, si los pasos de la horquilla son grandes, un aceite más viscoso se comportará mejor. Sin embargo, los pasos muy pequeños de las horquillas con cartucho o las más modernas requieren un producto menos viscoso. Existen distintos tipos de viscosidades (desde 5W a 20W), que aportarán mayor o menor dureza de amortiguación en función de las necesidades de la moto y del tipo de conducción. 

Efectivamente, la viscosidad del aceite de horquillas es determinante, por lo que deberás utilizar un producto con la SAE y las especificaciones que indique el fabricante. Si recurres a aceites de calidad contrastada y adecuados a tu moto, evitarás problemas con este sistema y alargarás su vida útil. 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (14 votos, promedio: 2,64 de 5)
Cargando...
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

1 comentario en “Horquillas y sus aceites: así son y así cuidan de tu moto”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies