sistema

Sistema de frenos: claves para su correcto mantenimiento (1)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

El sistema de frenado es uno de esos sistemas de seguridad del vehículo que siempre querrás que funcione a la perfección.

Aunque puede que nunca te hayas parado a pensar en ello, el sistema de frenos de tu vehículo salva tu vida cada vez que te subes a él. Piénsalo: es el que te permite retomar el control de vehículo cuando toma demasiada velocidad o detenerlo ante una colisión inminente. Imagínate circular sin sistema de frenos por una travesía regulada por semáforos: con toda probabilidad, sufrirías un accidente. El correcto mantenimiento del sistema de frenos es esencial para que disfrutes de una conducción normal, tranquila y segura.

Ya tenemos claro que los frenos hay que cuidarlos, pero antes de eso tendremos que conocer cuál es su estado.

¿Qué factores indican el estado del sistema de frenos?

Hay dos factores fundamentales que influyen en la duración y el estado del sistema de frenos:

– Kilometraje del vehículo: cuantos más kilómetros hagamos, mayor será el desgaste que sufrirá el sistema de frenos y sus diferentes componentes.

– Estilo de conducción: si abusamos mucho del pedal del freno o hacemos frenadas bruscas o intensas, el sistema de frenos tendrá que trabajar más y sufrirá mucho más desgaste. Por esta razón, a la hora de frenar, siempre es preferible anticiparse lo más posible para aplicar los frenos de la forma más constante y suave posible.

Por otro lado, es también recomendable —cuando sea posible— usar el freno motor. Es decir, utilizar la capacidad que tiene el conjunto motor-transmisión para ir deteniendo el vehículo por sí solo, cuando no aplicamos presión en el pedal del acelerador. Esto nos permitirá alargar la vida útil del sistema de frenado y sus componentes.

Por último, no debemos obviar la influencia del lugar por donde solemos circular. Si circulamos principalmente por ciudad, con semáforos, peatones y retenciones que nos obligan a hacer constantes arranques y paradas, el desgaste del sistema de frenos será mayor y más rápido que si viajamos por autopista.

¿Cómo puedo conocer la efectividad del sistema de frenos de mi vehículo?

Para poder conocer y evaluar la efectividad o capacidad de frenado de un vehículo, se utiliza habitualmente el concepto denominado “distancia de frenado”. Seguro que ya la conoces, porque habrás oído hablar de ella desde la autoescuela.

La distancia de frenado es uno de los conceptos más importantes que debemos tener en cuenta desde el punto de vista de la seguridad en la conducción. Este parámetro nos va a indicar de una forma objetiva con qué rapidez un determinado vehículo se detiene, desde el momento en que pisamos el pedal de freno.

¿Qué es la distancia de frenado de un vehículo?

La distancia de frenado se define como la distancia, en metros, que recorre un vehículo que circula a una velocidad determinada, desde el momento en que pisamos el pedal de freno y hasta que el vehículo se detiene totalmente.

¿Cómo puedo saber la distancia de frenado de mi vehículo?

El primer factor que debemos tener en cuenta a la hora de medir y evaluar la distancia de frenado de un vehículo es la velocidad a la que circula en el momento de pisar el pedal del freno. Esto se debe a que, cuanto mayor sea la velocidad a la que circulemos, mayor será la distancia que recorreremos hasta detener el vehículo.

Aunque actualmente no existe un procedimiento de ensayo normalizado para medir la distancia de frenado de un vehículo, sí es posible calcular la distancia teórica de frenado de un automóvil, realizando el siguiente cálculo: elevaremos al cuadrado la velocidad a la que circulamos y la dividiremos entre 180.

El valor obtenido nos indicará la distancia teórica de frenado, en metros. Es decir, si circulamos a 70 kilómetros por hora, necesitaremos unos 27 metros de distancia para parar. Si circulamos a 120, necesitaremos unos 80 metros de distancia para detener el vehículo.

¿Qué otros factores influyen en la distancia de frenado de un vehículo?

Al margen de la velocidad a la que circulemos, uno de los principales factores que debemos tener en mente a la hora de disponer de la máxima efectividad de nuestro sistema de frenos —y, en consecuencia, conseguir la menor distancia de frenado posible— es el estado de sus distintos componentes. En este caso, hablamos principalmente de las pastillas de frenos, los discos de freno y el líquido de frenos.

Pero estos no son los únicos elementos que influyen en la capacidad de frenado de nuestro vehículo. Hay otros como el estado y la presión de los neumáticos, los amortiguadores, la suspensión, el peso del vehículo y la distribución de la carga dentro del mismo o las condiciones de la vía por donde circulamos que también son determinantes en la distancia de frenado de nuestro vehículo. Para que te hagas una idea, con lluvia y suelo mojado, la distancia de frenado es aproximadamente el doble que cuando el suelo está seco.

En cualquier caso, para que el sistema de frenos de nuestro vehículo se mantenga en perfectas condiciones es esencial realizar un correcto mantenimiento de todo el vehículo y, en particular, de los componentes que forman parte de este sistema. En un próximo artículo te hablaremos más en profundidad de ellos y te contaremos cómo puedes mantenerlos correctamente.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies