cenizas

Cenizas sulfatadas y aceite motor: una relación complicada 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
Comparte en redes sociales:

¿Cenizas sulfatadas, pueden ser perjudiciales? Sí. ¿Lo son siempre? No. ¿Se puede hacer algo al respecto? Por supuesto. 

Un vehículo es una máquina más delicada de lo que parece. Su buen funcionamiento depende de varios equilibrios y esto es algo que los fabricantes de aceites sabemos muy bien. Tenemos que poner mucho cuidado al elaborar nuestros lubricantes, que deben tener en cuenta la salud de una variedad cada vez mayor de componentes. Las cenizas sulfatadas y el aceite motor son uno de esos factores que debemos observar con especial cuidado. 

La batalla contra la contaminación 

Ya comentamos en anteriores artículos cómo las normas Euro son cada vez más restrictivas en cuanto a las emisiones contaminantes producidas por los vehículos. Limitan las concentraciones de las principales sustancias contaminantes de los gases que emiten, que no son pocas: monóxidos de carbono, hidrocarburos no quemados, partículas en suspensión y los óxidos de nitrógeno. 

Se trata de muchas exigencias a las que deben responder los fabricantes de automóviles. Los sistemas de postratamiento de gases de escape son una de las soluciones que han desarrollado para eliminar la mayor cantidad posibles de esas sustancias contaminantes. Estos dispositivos abarcan el famoso filtro de partículas DPF —para los vehículos diésel— y, cada vez más, el filtro de partículas GPF para vehículos de gasolina

¿Qué ocurre con estos sistemas tan útiles para reducir las emisiones contaminantes? Que son delicados. Y que sus principales fuentes de averías son los conocidos como SAPS —cenizas sulfatadas (SA), fósforo (P) y azufre (S)—. Ya te hablamos con anterioridad de este trío calavera, que sobre todo procede de los aditivos de los lubricantes, concretamente de los detergentes —que llevan calcio y magnesio— y de los antidesgaste —que suelen utilizar zinc, fósforo y azufre—. 

En esta ocasión vamos a centrarnos en conocer un poco más sobre las cenizas sulfatadas, que son las principales causantes de averías en los filtros de partículas DPF y GPF.  

De dónde salen las cenizas sulfatadas del aceite motor 

Lo primero que vamos a ver es de dónde salen las cenizas sulfatadas en el aceite motor que tantos quebraderos de cabeza causan. Concretamente, las cenizas sulfatadas se relacionan con la cantidad de depósitos metálicos que puede dejar un lubricante cuando se somete a un proceso de calcinación —es decir, de eliminación de la parte orgánica del aceite— y el posterior tratamiento de esos depósitos con ácido sulfúrico para formar la sal metálica correspondiente. 

¿Por qué se produce todo esto? Porque el aceite se quema al entrar en la cámara de combustión del motor y deja residuos tanto de carbón como de metales.  

Esos metales se relacionan con el contenido de aditivos que lleva el lubricante, generalmente los detergente alcalinos —que producen el TBN— y los aditivos antidesgaste —con compuestos que contienen zinc, calcio, magnesio, bario, molibdeno y otros— que, cuando se queman, contribuyen a la formación de cenizas sulfatadas. Por esa razón, el contenido de cenizas sulfatadas en un aceite motor indica la presencia de aditivos organometálicos en su composición. 

¿Por qué son tan preocupantes las cenizas sulfatadas del aceite motor? 

La principal razón por la que las cenizas sulfatadas son un riesgo para el automóvil es por cómo perjudican a los sistemas de postratamiento de gases, sobre todo los filtros de partículas. 

Al desarrollar estos sistemas DPF y GPF, los ingenieros lo hicieron de tal manera que los filtros se autolimpiaran periódicamente mediante una regeneración que quema las partículas que se van acumulando en sus celdas. Aquí es donde vienen los problemas relacionados con las cenizas sulfatadas

Si utilizamos lubricantes que no tienen limitados los SAPS, las cenizas sulfatadas generadas por el aceite motor se acumulan en el DPF o el GPF junto a las partículas que deben retener. Lo que pasa es que estas cenizas contienen muchas partículas sólidas no combustibles, por lo que no se queman durante la regeneración y se quedan acumuladas en las celdas del filtro.  

Si la concentración de cenizas es muy alta, como ocurre en los aceites normal SAPS, las celdas se van rellenando con estas cenizas del aceite motor, que obturarán el filtro de partículas.  

¿La consecuencia de que se obture el filtro de partículas? Una buena avería que requerirá una sustitución del filtro y el abono de una importante factura en el taller. 

En resumen: ¿las cenizas sulfatadas pueden ser perjudiciales? Sí. ¿Lo son siempre? No, solo para los vehículos que equipan filtro de partículas. ¿Se puede hacer algo al respecto? Por supuesto: utilizar siempre aceites denominados Low SAPS en los vehículos que dispongan de este tipo de sistemas de postratamiento de gases. 

Los aceites Low SAPS tienen una formulación completamente distinta a los normal SAPS, sobre todo la relacionada con los aditivos detergentes y antidesgaste. Son aditivos que no son convencionales y están químicamente adaptados a las exigentes demandas de prestaciones de los motores más modernos. Estos aditivos no metálicos disminuyen en más de un tercio la cantidad de cenizas sulfatadas sin perder efectividad. Gracias a esa característica, permiten aumentar la vida útil de los sistemas de postratamiento hasta 100.000 km. 

Esta es una muestra más de lo importante que es utilizar el lubricante adecuado para cada vehículo. Hacerlo ayuda a prevenir averías y a asegurar un funcionamiento óptimo de los distintos sistemas. Elegir aceites de calidad contrastada es la mejor inversión que puedes hacer por tu automóvil. 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
Comparte en redes sociales:

1 comentario en “Cenizas sulfatadas y aceite motor: una relación complicada ”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies