aceite

Por qué debes usar el aceite correcto para tu coche (2)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
Comparte en redes sociales:

Elegir un aceite que cumpla con la norma correcta es esencial para el motor.  

En un post anterior te explicábamos por qué debes usar el aceite correcto para tu coche. ¿Lo recuerdas? Exacto: es una de las medidas que ayudarán al motor de tu vehículo a funcionar de la manera en la que ha sido diseñado. No solo eso: además, podrá hacerlo durante más tiempo. 

A la hora de elegir el aceite correcto para tu coche, debes tener en cuenta una serie de factores. La viscosidad es uno de ellos, del que ya te hablamos en el anterior artículo. Otro de los más importantes es la norma internacional o norma del fabricante que debe cumplir ese aceite de motor. Si no la eliges bien, tu vehículo puede sufrir averías o problemas. Y, en este sentido, uno de los principales elementos afectados por esta mala elección es el filtro de partículas (DPF)

Norma ACEA: por qué debes hacerle caso 

Hablemos en primer lugar sobre normas internacionales, que son las que promulgan las asociaciones de fabricantes de vehículos. En la Unión Europea, la normativa internacional que se aplica es la ACEA

Dentro de las normas ACEA se encuentran distintas categorías para vehículo ligero: Categoría A/B, que se aplica a aceites para motores de gasolina y diésel de vehículos sin sistemas de postratamiento; y Categoría C, de aceites para motores de gasolina y diésel de vehículos con sistemas de postratamiento —filtros de partículas, sistemas SCR con AdBlue y catalizadores, entre otros—. 

¿Qué ocurre si no tenemos en cuenta la categoría ACEA al elegir un aceite de motor? Pues que no seleccionaremos un producto con la norma ACEA que requiere el motor de nuestro vehículo. Como consecuencia, podremos tener importantes problemas de obturación del DPF. Esto se debe a que los aditivos que forman parte de los aceites ACEA C son distintos a los utilizados para los aceites ACEA A/B.  

Todo esto tiene una explicación práctica. Como ya sabes, cuando el aceite se quema en la cámara de combustión, se generan unos compuestos que afectan a los sistemas de postratamiento de gases de escape —DPF, catalizadores y SCR—. Se trata de las cenizas sulfatadas (SA), el fósforo (P) y el azufre (S). Por esta razón, los aditivos empleados para los aceites ACEA C son aditivos no metálicos, que disminuyen en un tercio la cantidad de cenizas sulfatadas generadas sin perder efectividad. Esta es la razón por la que los productos que llevan estos aditivos se denominan comúnmente Low SAPS

Ojo a las normas del fabricante 

Algo similar sucede con la normativa del fabricante del vehículo: si no elegimos un aceite que cumpla con la norma adecuada, podremos encontrarnos con averías. Esto quiere decir que no basta con que el aceite cumpla con una de las que indica el fabricante del vehículo. Además, deberás elegir la correcta. 

Esto se debe a que existen distintas normas dentro de un mismo fabricante que son diferentes entre sí. Aquí se incluye su aplicación en vehículos con o sin sistema de postratamiento. 

Veamos un ejemplo práctico: el de las normas VW 504.00/507.00 y VW 502.00/505.01. La primera de ellas —VW 504.00 / 507.00— es una norma dirigida a proteger tanto el motor como los sistemas de tratamiento de gases. Sin embargo, la VW 502.00 /505.01 es más antigua y disminuye la parte de protección del filtro de partículas diésel (DPF). Como consecuencia, si se utiliza un aceite de esta norma en un vehículo con DPF,  podría causar problemas con este componente y averías que conducirían a su sustitución. 

Seguir las indicaciones del fabricante a la hora de elegir el aceite de motor adecuado para tu vehículo es lo mejor que puedes hacer. Alargarás su vida útil y evitarás muchas averías relacionadas con el aceite de motor, que incluyen, además de las que acabamos de mencionar, otras como problemas en el turbo o la cadena de distribución. No olvides que utilizar un aceite de motor de calidad contrastada y que se ajuste a lo que requiere el motor es uno de los mejores cuidados que puedes proporcionar a tu vehículo. 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
Comparte en redes sociales:

4 comentarios en “Por qué debes usar el aceite correcto para tu coche (2)”

  1. Hola,
    Tengo un Nissan Qashqai 1.6 DGI-T (163cv) del 2016 y me toca cambiarle el aceite. En el libro de mantenimiento viene que recomiendan un aceite Nissan 0W20 A3/B4 pero, al ver las revisiones que me hicieron dentro de garantía, veo que me han puesto siempre el Shell Helix Ultra 5w30 C4. Podría seguir con el 5w30?, el equivalente sería el ELF EVOLUTION FULL-TECH 5W30 que también es C4 y cumple también la RN0720?. Gracias

    1. Buenas,
      La recomendación Alternativa es un SAE 5W-30 ACEA C4. Pasaron a C3 con las nuevas normas de Renault R17; antes de ese año era C4 la recomendación en Nissan, por lo que le recomendamos TOTAL QUARTZ INEO C4 5W-30

  2. Iliah Chasnik

    Una conocida marca anuncia un aceite Syntium 5000 FR 5W-20 que declara que cumple ACEA C5, API SN y otras normas particulares de los otros fabricantes. Sin embargo en la hoja de características aparece que el porcentaje de cenizas sulfatadas es 1,09 % y esa aparente contradicción entre porcentaje de cenizas y clasificación C5 me ha bastado para rechazar el producto

    Recientemente me he interesado por el aceite TOTAL QUARTZ INEO ECO B 5W-20. Este producto declara que cumple las normas ACEA C5, API SN y alguna otra norma particular de algún fabricante. Revisando la hoja de características técnicas accesible al gran público, compruebo que no aparece el porcentaje de cenizas sulfatadas y eso también me ha bastado para no comprar el producto

    1. Buenas,
      Me temo que es un error en la ficha. El actual producto de la competencia es un C5, que exige menores concentraciones de cenizas sulfatadas. Al pasar de A1/B1 a C5 se han cambiado las formulaciones de los productos con el objetivo de reducir las cenizas sulfatadas al nivel que marca la norma. Posiblemente, al realizar la ficha se han olvidado del cambio en la cantidad de estas y solo han cambiado las especificaciones. Tenga en cuenta que el producto mantiene el nombre; en internet podrá encontrar en muchos lugares la ficha antigua del producto. La ficha nueva la he encontrado en la web de la marca.
      En nuestro caso hemos cambiado de producto, el nombre y la fórmula del producto. Lo que ha facilitado el cambio de calidad.
      No incluimos las cenizas sulfatadas, el fósforo y azufre, que son lo que diferencia las normas ACEA A/B de las C, debido a que los usuarios las comparan creyendo que estar por encima o debajo puede ser una manera de diferenciar la calidad de los productos. Lo mismo que hacen con el HTHS.
      La calidad de los productos está en cumplir las normas: ACEA; API y las de los constructores, dado que ellas garantizan el buen resultado si se cumple la norma que pide el fabricante del vehículo.
      Por ello, nuestra políticas ha sido no introducir los datos de esas características técnicas en las fichas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies